sábado, mayo 25, 2024

ENTRETENIMIENTO

«Bridgerton» abre un nuevo camino hacia el romance, centrándose en Penélope y Colin

La tercera temporada de «Bridgerton» desatará un amor en la alta sociedad de Londres 1:19

(CNN) — Una vez que hayas dominado el “Bridgerton” básico, es posible sentarte y dejarte invadir en profundidad por cada nueva temporada, aunque el nivel de satisfacción alcanzado estará basado simplemente en cuánto uno se pueda conectar con los últimos personajes que formen pareja. Afortunadamente, la tercera ronda (después de un desvío de “Queen Charlotte”) tiene a la muy empática Penélope Featherington (Nicola Coughlan) en el centro, agregando algo de dulzura adicional a la fórmula.

Para los no iniciados, la pobre Penélope ha pasado dos temporadas trabajando en secreto como la chismosa de lengua ácida Lady Whistledown (aún con la voz de Julie Andrews, porque, bueno, ¡Julie Andrews!), utilizando su acceso a las idas y venidas y los romances entre la élite para irritar enormemente a muchos (la reina entre ellos) y al mismo tiempo excitarlos.

Luke Newton y Nicola Coughlan en la serie de Netflix «Bridgerton». Cortesía de Netflix

Penélope ha canalizado sus energías creativas en esta dirección en parte debido a su escepticismo de que alguna vez encontrará una pareja para ella, un proceso que no se ve facilitado por su enamoramiento con Colin (Luke Newton), el último del aparentemente interminable desfile de apuestos de Bridgerton que se atreverá al baile matrimonial. (Los Bridgerton tienen una cualidad de mantis religiosa, ya que si bien el apareamiento no conduce a la muerte, tienden a perder la cabeza y luego en su mayoría desaparecen).

Como de costumbre, se presentan complicaciones y obstáculos para Colin y Penélope, incluido que esta última encuentra un nuevo pretendiente potencial después de experimentar la desgracia de que se expongan los valientes esfuerzos de Colin para ayudarla a encontrar una pareja. Todo el interludio lo impulsa a comenzar a comprender sus propios sentimientos complicados, aunque, de acuerdo con sus raíces salpicadas de Jane Austen, el curso del amor verdadero nunca transcurre sin problemas.

Hay que reconocer que los productores hacen malabares con algunas bolas extra (sean debutantes o no) esta vez, incluidas tramas secundarias que involucran a la hermana de Colin, Francesca (Hannah Dodd) e incluso a la matriarca de la familia Violet (Ruth Gemmell), que, dadas las contorsiones que rodean al dúo central, parecen distracciones prudentes.

Francamente, el nivel de calor generado por “Bridgerton” sigue siendo un misterio, no porque el programa no esté bien hecho (posee los elementos habituales por los que se conoce a la productora Shonda Rhimes) sino simplemente porque todo en él resulta muy familiar. cualquiera que haya visto alguna vez “Masterpiece Theatre”, aparte de un poco más de libertad en lo que respecta al desgarro y eliminación de corpiños y el uso inteligente de la música contemporánea.

Hay que darle algo de crédito al casting y, más pragmáticamente, a la fortaleza de Netflix como plataforma en relación con los hogares más exclusivos de ese tipo de tarifa. Para subrayar el valor del programa, el servicio dividirá la temporada de ocho episodios en dos entregas, emulando su estrategia con programas como “Stranger Things” y “The Crown” para alargar su atracción entre los espectadores más allá de un atracón instantáneo.

Si la narración ya ha comenzado a parecer un poco cansada, la vulnerabilidad de Coughlan (y la nota semiadorable de que pidió una versión editada para mostrársela a sus padres) proporciona una infusión bienvenida. Al mantener y, de hecho, reponer esas cualidades de telenovela, es probable que la serie agote su lista de los Bridgerton dispinibles para casarse antes de que Netflix necesite encontrar alguna nueva chuchería digna de mención para seducir a aquellos que han comprado este mundo.

“Bridgerton” comienza su tercera temporada el 16 de mayo en Netflix, y la segunda mitad se estrenará el 13 de junio.

Popular Articles