miércoles, julio 24, 2024

NOTICIAS DE HOY

China conquista la cara oculta de la Luna

Por Rodrigo Muñoz | junio 5, 2024

La exploración espacial ha alcanzado un hito sin precedentes gracias a China, que ha logrado un avance histórico al obtener muestras de la cara oculta de la Luna a través de la sonda Chang’e 6. Este evento posiciona a China como una destacada superpotencia en la carrera espacial global, abriendo un nuevo capítulo en la exploración lunar.

Dirigido por la Administración Espacial Nacional China (CNSA), el programa espacial chino ha experimentado un rápido desarrollo en las últimas décadas, alcanzando hitos importantes como el lanzamiento del primer módulo de su estación espacial, Tiangong, y los planes futuros para la exploración lunar y marciana.

Orígenes

El programa espacial chino tiene sus raíces tecnológicas en la década de 1950, cuando China comenzó a desarrollar un programa de misil balístico en respuesta a las amenazas recibidas de Estados Unidos y más tarde de los soviéticos. Esto marcó el inicio de la investigación y desarrollo en tecnologías espaciales en China.

Desarrollo reciente

En los últimos años, el programa espacial chino ha experimentado un rápido desarrollo. En 2021, China lanzó el primer módulo de su estación espacial, Tiangong, también conocido como «Palacio Celestial». El próximo año, se planea agregar más módulos, como el laboratorio de ciencias de Mengtian, lo que permitirá a los astronautas chinos realizar experimentos científicos en el espacio. Además, China lanzará un telescopio espacial llamado Xuntian en el próximo año.

Logros históricos

China es el tercer país en la historia que ha puesto astronautas en el espacio y ha construido una estación espacial, después de la Unión Soviética (ahora Rusia) y Estados Unidos. Esto es un logro significativo para el programa espacial chino y demuestra su capacidad para desarrollar tecnologías espaciales.

Te puede interesar: La Luna se conecta: El futuro de las comunicaciones espaciales entre la Nasa y Nokia

La misión Chang’e 6

La misión Chang’e 6 representa la sexta fase del ambicioso programa espacial chino iniciado en la década de 1990. Con el exitoso aterrizaje del módulo de la sonda en la cara oculta de la Luna, China ha iniciado una fase crucial de investigaciones y exploraciones espaciales.

El lugar elegido para el alunizaje es el cráter de enormes proporciones conocido como Cuenca Aitken, ubicado en el polo sur lunar. Este sitio se caracteriza por su vasta extensión, ofreciendo un entorno propicio para la recolección de muestras y la realización de estudios científicos detallados sobre la composición lunar.

Durante aproximadamente 20 días, la sonda Chang’e 6 llevará a cabo operaciones de prospección y recolección de muestras en la superficie lunar. Este período crítico proporcionará valiosos datos sobre la geología, la composición química y otros aspectos fundamentales de la cara oculta de la Luna, información que hasta ahora ha sido escasamente explorada.

La cara oculta de la Luna

Contrario a su nombre, la cara oculta de la Luna no permanece en la oscuridad perpetua. De hecho, esta región lunar experimenta ciclos de día y noche de manera similar a cualquier otra parte del satélite. La razón por la cual la llamamos «cara oculta» se debe a que esta área lunar está permanentemente orientada lejos de la Tierra, lo que impide su observación directa desde nuestro planeta. Este fenómeno es consecuencia de la sincronización de los movimientos de rotación de la Luna alrededor de la Tierra y su órbita alrededor de nuestro planeta.

La importancia de la misión

La relevancia de la misión Chang’e 6 radica en su capacidad para revelar secretos largamente guardados sobre la composición y estructura de la cara oculta lunar. Esta región se cree que alberga una mayor concentración de cráteres y una corteza más delgada en comparación con la cara visible de la Luna. Sin embargo, hasta la fecha, ninguna agencia espacial había logrado obtener muestras directas de esta área lunar inexplorada.

El retorno exitoso de las muestras recolectadas por Chang’e 6, podría proporcionar a China una ventaja estratégica en términos de recursos y conocimientos derivados de la exploración lunar. Estos datos serán fundamentales para futuras misiones espaciales, la planificación de colonias lunares y el avance de la ciencia espacial a nivel mundial.

Objetivos futuros

Pekín tiene grandes ambiciones para Tiangong y espera que reemplace a la Estación Espacial Internacional (ISS), que dejará de operar en 2031. Además, China tiene planes ambiciosos para la exploración lunar y marciana. Dentro de unos años, quiere tomar muestras de asteroides cerca de la Tierra. Para 2030, tiene como objetivo haber colocado a sus primeros astronautas en la Luna y haber enviado sondas para recolectar muestras de Marte y Júpiter.

Feature Revista Mercado

La Luna ha revelado un secreto que podría revolucionar la exploración espacial tal como la conocemos. Diversas investigaciones han arrojado luz sobre un hallazgo extraordinario: una vasta extensión de agua helada, un recurso invaluable que podría cambiar el juego en el vasto cosmos.

En un escenario que recuerda a los días de antaño, Rusia, India, Japón, China y Estados Unidos han desatado una competencia feroz por alcanzar y dominar nuestro satélite natural.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

Popular Articles