martes, abril 23, 2024

IMPORTANTE

spot_img

5 cosas que ocurren en tu cerebro al aprender un nuevo idioma

El cerebro cambia cuando aprendemos un idioma. Más memoria, más concentración y hasta la capacidad de relacionarnos mejor con los demás.

Aprender un nuevo idioma no solo te permite comunicarte con personas de diferentes culturas, sino que también tiene un impacto profundo en tu cerebro. Adentrarte en un lenguaje diferente es un proceso que despierta habilidades y mecanismos mentales que mejoran tu vida en general.

En el mundo, según la plataforma Statista, hay más de 1400 millones de personas que hablan inglés. Y no todos son nativos de un país con ese idioma. Al contrario, la mayoría lo estudia como segunda lengua. Y se asume que desde el 2020 ha crecido la intención de estudiarlo, en razón de las oportunidades laborales propias del teletrabajo.

Desde el aumento de la concentración hasta la mejora de la memoria, aprender un nuevo idioma cambia el cerebro. Prepárate para descubrir los beneficios cognitivos de ser bilingüe.

¿Qué pasa en el cerebro cuando aprendemos un nuevo idioma?

Según expertos, como el neurólogo Felipe Vega Boada, al aprender un nuevo idioma se estimulan áreas neuronales que fortalecen al cerebro y favorecen el crecimiento de la corteza y la sustancia blanca. Se mejora la interconexión entre neuronas y se crean nuevos caminos para el pensamiento, la deducción y la resolución de problemas.



1. Aumenta la capacidad de concentración y de realizar tareas

Las habilidades cognitivas y las estructuras cerebrales no solo se desarrollan desde el ámbito biológico, sino que también se ven influenciadas por factores ambientales. Es decir, las actividades diarias y el entorno en el que crecemos modelan constantemente nuestra cognición.

Según menciona el libro El cerebro bilingüe, se ha evidenciado que el bilingüismo, al impactar en la capacidad cognitiva, permite realizar diferentes tareas de forma eficiente. A su vez, nos vuelve mejores al evaluar las acciones necesarias ante tareas determinadas.

Es por eso que, cuando te sumerges en el aprendizaje de un nuevo idioma y tu cerebro se enfoca, esta concentración se vuelve una habilidad transferible a otras áreas de tu vida. Además, tu capacidad para dividir tu atención mejora, permitiéndote ejecutar múltiples tareas sin distraerte fácilmente.

2. Retarda la aparición de la demencia en la vejez

El aprendizaje de idiomas no solo beneficia a los jóvenes y adultos, sino también a los adultos mayores. Según la coordinadora del Semillero de Neurociencias de la Universidad CES, Isabel Cristina Rojas Gallego, aprender un idioma ayuda a retrasar y disminuir el riesgo de enfermedades mentales.

De hecho, hay expertos que consideran que el ejercicio de aprendizaje idiomático es más efectivo que los medicamentos que se comercializan con el fin de retrasar la aparición de la demencia. Además, es un método más barato y al alcance de la mayoría con la expansión de internet.

3. Mejora la captación y uso de la información

Un estudio comparativo realizado en 2018 logró establecer que el aprendizaje de un nuevo idioma promueve el crecimiento de la sustancia gris en áreas clave del cerebro. Previamente, una investigación de 2012 ya había dejado sentado que el hipocampo era una de las regiones más favorecidas por este aumento de masa.

La sustancia gris desempeña un papel crucial en el procesamiento y la captación de información. Al tener más sustancia gris, los cerebros bilingües son más eficientes para procesar datos de cualquier tipo y tienen una mayor capacidad para adaptarse a nuevas situaciones. Esto significa que aprender un nuevo idioma no solo mejora tus habilidades lingüísticas, sino también tu capacidad para absorber y utilizar información general.



4. Aumenta la memoria

El aprendizaje de un nuevo idioma estimula diferentes áreas del cerebro relacionadas con la memoria. Una revisión sistémica, publicada en la revista Neurología, identificó que las personas bilingües mostraban una mejora significativa en su memoria, tanto a corto como a largo plazo.

Recordar vocabulario, estructuras gramaticales y frases en otro idioma ejercita y fortalece la memoria, lo que también tiene un impacto positivo en otras áreas. Es decir, seremos más hábiles para recordar nombres, fechas importantes o detalles específicos de un suceso.

5. Promueve la plasticidad cerebral

El cerebro es un órgano adaptable y flexible. El aprendizaje de un nuevo idioma estimula la neuroplasticidad. Esta es una capacidad que tiene el sistema nervioso para modificarse a sí mismo en su estructura.

Aunque siempre se haya dicho que el cerebro no cambia porque no podemos crear neuronas nuevas, lo cierto es que sí podemos modificar el entramado entre ellas. Las conexiones neuronales se reorganizan para dar paso a una mejora de las funciones cerebrales.

Esta plasticidad no solo beneficia el proceso de aprendizaje del idioma. También habrá mejoras de otras habilidades cognitivas:

  • razonamiento,
  • resolución de problemas,
  • creatividad.

Un idioma nuevo es una inversión para tu calidad de vida

Aprender un nuevo idioma es mucho más que adquirir habilidades lingüísticas. Es un viaje que transforma tu cerebro y te brinda una serie de beneficios cognitivos sorprendentes.

Y más también. Porque los cambios cerebrales se corresponden con una mejora en las interacciones sociales. De acuerdo con las investigaciones, aprendemos mejor junto a otros y lo aprendido nos hace más proclives a relacionarnos con los demás.

Desde aumentar la capacidad de concentración hasta retardar la aparición de enfermedades mentales, el aprendizaje de un nuevo idioma mejora tu calidad de vida en muchos aspectos. No dudes en embarcarte en esta aventura. ¡El mundo está esperando que lo explores, y tu cerebro también lo agradecerá!

Te podría interesar…