martes, abril 23, 2024

IMPORTANTE

spot_img

Choques, visas y hasta drogas: Historias de algunos diplomáticos dominicanos involucrados en escándalos

Ejercer la función de cónsul es uno de los roles más importantes debido a que, por designación, esta persona se encarga de proteger y velar por los intereses de sus conciudadanos y su nación en un país en el extranjero.

En el caso de República Dominicana, algunos de los representantes nombrados para desempeñar estos cargos, con el transcurso de los años, han estado más en la palestra pública por verse envueltos en incidentes, que por el trabajo realizado durante su gestión.

Uno de los hechos más recientes fue el del cónsul general dominicano en Barcelona, César Baltazar Méndez Pérez, quien el pasado domingo 2 de julio estuvo envuelto en un accidente de tránsito y ha sido señalado por conducir bajo los efectos del alcohol.

La policía del municipio Hospitalet de Llobregat dijo que Méndez no se sometió a la prueba de alcoholemia luego de haberse producido el choque contra otro vehículo.

Méndez Pérez asumió que había ingerido alcohol. Sin embargo, negó haber estado ebrio al momento de la colisión, además de indicar que no se realizó la prueba porque las mismas autoridades le informaron que no se trataba de un “proceso obligatorio” por el cargo que ejercía.

Por su parte, la Cancillería suspendió al cónsul el pasado viernes 7 de julio ante las investigaciones que están siendo realizadas.

Otro caso, en 2021, fue el de José Altagracia Valenzuela Arias, cuya destitución fue vinculada al estallido de supuestas irregularidades en el otorgamiento de visas en Haití.

La vinculación se produjo luego de que miembros de la cuarta brigada del Ejército de República Dominicana apresaran a un haitiano, identificado como Erwing Pierre Louis, con 92 pasaportes y 11,000 dólares.

Tras la noticia, surgieron interrogantes sobre la forma en la que el detenido obtuvo los pasaportes y el dinero; este solo declaró que llevaba las pertenencias a un hombre conocido como “Jairo”, residente en Dajabón, para gestionar los visados.

Valenzuela habría sido designado cónsul en Juana Méndez, Haití, en septiembre de 2020 mediante el decreto 451-20; y fue destituido por el Poder Ejecutivo bajo el decreto 784-21, firmado por el presidente Luis Abinader el 3 de diciembre del 2021, dándose a conocer a la opinión pública el lunes 6 de ese mismo mes.

En sustitución de José Valenzuela y bajo el mencionado decreto 784-21, Margarito de León Castillo fue nombrado como nuevo cónsul dominicano en Juana Méndez, quien expresó que desempeñaría con “compromiso y humildad”, su responsabilidad de servir a la patria.

Francis Lorenzo es otro de los nombres que figura en la lista de diplomáticos que han estado en medio de incidentes. En esta ocasión, más bien, en un escándalo de corrupción y violación de las leyes estadounidenses, en 2015.

Este diplomático desempeñaba sus funciones en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), siendo detenido junto al expresidente de la Asamblea General, John Ashe, y otras cuatro personas.

Lorenzo se declaró culpable en cargos relacionados a una red de sobornos en la organización, además de violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero y lavado de dinero.

El embajador en las Naciones Unidas fue arrestado en octubre del 2015 y suspendido de sus funciones días después.

Lorenzo fue nombrado durante el segundo período de gobierno del expresidente Leonel Fernández. Además, fue vicepresidente de la Comisión de Desarrollo Social de las Naciones Unidas y quedó detenido por la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York.

Lorenzo admitió su culpabilidad en el caso y fue sentenciado a 250 horas de servicio comunitario y a pagar 243,965 dólares de restitución. En diciembre de 2015, los abogados de Francis Lorenzo introdujeron documentos en la corte federal de Manhattan, donde solicitaban al juez Vernon Broderick desechar los cargos de confabulación, soborno y lavado de dinero hacia el imputado.

Asimismo, aseguraban que Francis Lorenzo tenía derecho a inmunidad debido a que trabajó como diplomático entre 2011 y 2014, cuando ocurrieron los delitos.

Sin embargo, en un informe de operaciones bancarias y financieras extranjeras, el fiscal acusó a Lorenzo de no presentar informes de cuentas bancarias en las que el acusado tenía interés financiero, la firma y autoridad, incluyendo al Banco del Reservas.

Cada cuenta de Banreservas tenía un valor agregado de más de $10,000 dólares enumerados en los años 2012, 2013 y 2014, donde la fecha de vencimiento para presentar informes era el 30 de junio de esos años.

El 8 de noviembre de 2019 Lorenzo fue sentenciado por el juez Vernon Broderick a realizar 250 horas de servicio comunitario y a pagar USD$ 243,965 dólares en restitución, por contribuir como testigo para condenar en 2017 al multimillonario Ng Lap Seng, además de acceder a hablar sobre el esquema utilizado para los sobornos y declararse culpable.

Casos más antiguos

Jeremías Jiménez Cruz es un exdiplomático que terminó tras las rejas luego de haber sido sentenciado por narcotráfico en Estados Unidos.

Las autoridades del Tribunal de Nueva York aseguraron que el excónsul fue condenado a 15 años de prisión por haber abusado de su cargo para importar cocaína a ese país.

Jiménez Cruz, además, ejerció las funciones de vicecónsul en Alemania, cónsul general en Jamaica y presidente del Movimiento Cristiano Nacional Dominicano.

Durante la investigación, el exdiplomático fue grabado diciendo que, con sus conexiones en el gobierno dominicano, podía mover “hasta 600 kilos de cocaína por avión y hasta una tonelada por barco”.

Al excónsul Radhamés Ramos García, a quien se le conocía como “El Chinito”, fue acusado de tráfico ilícito de extranjeros desde la frontera con Haití, motivo por el que lo apresaron en 2005.

Ramos García fue despojado de su inmunidad para que cumpliera con la condena de 18 meses de prisión.

La destitución del diputado del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) de su cargo de cónsul en Haití se debió a la misma acusación de otorgar visas de forma irregular a 36 chinos en junio de ese año.

Aquellas personas que entraron ilegalmente al país con documentos falsos se dirigían hacia Estados Unidos, según investigaciones realizadas.