sábado, abril 20, 2024
spot_imgspot_img

Top 5 This Week

spot_img

Related Posts

Cobertura universal en medicinas de alto costo

Nuestra Fundación valora el fortalecimiento oficial del Programa. Y al mismo tiempo, le solicita el presidente Abinader, un mayor esfuerzo en eliminar más gastos superfluos o no prioritarios, a fin de alcanzar la cobertura universal a favor de las familias más pobres y vulnerables

El gobierno informó, en una publicación oficial, que “en menos de 3 años, hemos aumentado en un 190% el alcance del Programa, incrementando de 5,729 beneficiarios al 2020, a más de 16,000 en la actualidad. Destacó el ingreso de más de 1,300 pacientes, superando una cobertura estancada, solo sustituyendo a los pacientes fallecidos o cambiados de terapia.

Al informar que el Programa cuenta con un presupuesto que “ronda los 8,000 millones de pesos, el director de Compras y Contrataciones, Carlos Pimentel, señaló que “el Programa de los Medicamentos de Alto Costo es insostenible, por lo hay que transferirlo a la seguridad social, a las ARS”.

Nuestra Fundación realizó una amplia discusión sobre el tema, a través del chat SS PARA TODOS, con usuarios y expertos en el financiamiento del Programa. Hubo consenso de que, tratándose de un servicio extremadamente necesario y sensible, las autoridades deben continuar aumentando su cobertura, hasta cubrir a todas las familias más pobres y vulnerables.

El financiamiento activa la lucha por preservar los intereses

Nadie es tan ingenuo como para ignorar que el trasfondo del problema continúa siendo el financiero y la forma de asignación de los recursos. Unos plantean mantener la prescripción de fármacos muy costosos, mientras otros pretenden evitar el alza progresiva del presupuesto destinado a este vital servicio.

Las sociedades especializadas quieren continuar recibiendo regalías por las recetas de medicamentos de altos costos, alertan sobre el riesgo de “posible incremento de los efectos adversos asociados al cambio de las moléculas”. Condicionan la introducción de fármacos biosimilares” siempre que cumplan con una serie de normas que en la práctica resultan excluyentes.

Por el otro lado, el traspaso del Programa a la Seguridad Social, en las actuales circunstancias, tiene sus pros y sus contras. Reduciría la fragmentación de los servicios y la inequidad social, habida cuenta de que ya el Seguro Familiar de Salud (SFS) cubre una parte de los tratamientos de alto costo, pasando el afiliado al Programa cuando se agota su cobertura.

Pero todos coincidimos en que esa posibilidad estaría condicionada al aumento de los fondos suficientes y a la identificación de las nuevas fuentes de su financiamiento, a fin de resguardar el necesario equilibrio financiero del Plan Básico de Salud (PBS), en que se sustenta el derecho universal al cuidado de la salud de todos los afiliados.

Si el Programa de Medicamentos de Alto Costo pasara a la Seguridad Social sin incrementar el presupuesto actual, habría que reducir muchas prestaciones que ahora tienen cobertura garantizada, para dedicar esos recursos a satisfacer esa mayor demanda, lo que atentaría contra los derechos adquiridos de la población afiliada.

Los contras son que una transferencia pura y simple incrementaría su costo y reduciría la cobertura del Programa, ya que: 1) las ARS recibirían el 10% del monto por su administración; y 2) se perdería la posibilidad de realizar compras conjuntas con otros países de la región a través de la OPS y de mecanismos como COMINSCA, donde es posible reducir los costos aprovechando las economías de escala.

El trasfondo del problema sigue siendo el financiero. Lo cierto es que se trata de un problema social de salud que genera grandes incertidumbres y dolores de cabeza a la población, especialmente a las familias más pobres y vulnerables. Cualquier familia afectada, incluso de la clase media, necesita de la protección oficial sí o sí, para evitar caer en la pobreza extrema.

La Fundación Seguridad Social Para Todos (FSSPT) valora el fortalecimiento oficial del Programa. Y al mismo tiempo le solicita el presidente Abinader, un mayor esfuerzo en eliminar más gastos superfluos o no prioritarios, a fin de alcanzar la cobertura universal del programa, a favor de la población afectada.

Popular Articles