martes, abril 23, 2024

IMPORTANTE

spot_img

Reuters: Raiffeisen Bank aplaza su salida de Rusia

Publicado:

Fuentes de Reuters aseguran que funcionarios austriacos defienden al banco ante las presiones de Bruselas y Washington.

Raiffeisen Bank es uno de los bancos europeos que mantienen sus actividades en Rusia a pesar de lasmedidas impuestas por las autoridades de la Unión Europea y EE.UU. Fuentes de Reuters señalaron que es poco probable que la entidad austriaca se marche del suelo ruso por lo menos en los próximos meses.

En 2022 la administración del banco tenía la intención de escindir su negocio en Rusia, pero estaría retrasando estos planes en espera de que el conflicto en Ucrania, motivo de las sanciones y la salida de otras firmas, termine pronto.

Según el reporte, funcionarios austriacos defienden a Raiffeisen ante Bruselas y Washington, yalgunos son reacios aromper por completo los lazos con Moscú, que se han establecido durante décadas.

Raiffeisen Bank enfrenta presiones de Washington y entregó datos sobre sus transacciones rusas a la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, la autoridad que controla la implementación de sanciones, indicaron a Reuters tres personas con conocimiento del asunto. Una de ellas señaló que la información transferida representaba una amenaza en caso de que se descubriera alguna infracción, pero desde Raiffeisen aseguran que cumplen con las restricciones.

A mediados de junio, el ministro de Finanzas de Austria, Magnus Brunner,mantuvo una conversación con el subsecretario del Tesoro de EE.UU. para Terrorismo e Inteligencia Financiera, Brian Nelson, y se mostró cooperativo, añadió una de las fuentes. Mientras otra comentó que el funcionario instó a Washington a no presionar a Raiffeisen.

Por otra parte, el Banco Central Europeo instó a la entidad financiera austriaca a no pagar dividendos este año debido a sus preocupaciones por el negocio con Rusia. En cuanto a los posibles cambios de sus activos en el país, Raiffeisenquiere obtener primero la aprobación de los supervisores del BCE de su plan, que aún no ha sido presentado, y luego pedir luz verde a sus accionistas, lo que podría llevar meses.